Ruben

Ver perfil y obra

Remembranza

Ruben

28

2
Cuando abrió los ojos, creó el mundo... Tal cual como lo había planeado, donde todo funcionaba a pasos agigantados y el caos vivía tan ausente como lo diferente, donde la puntualidad era tan crucial como respirar y escapar resultaba tan difícil como aprender a hablar, los años pasaban rápido, el tiempo se derretía como cubos de hielo y la libertad se transforma en utopía. Yo solía vivir sumergido en el placer de tener todo y a la vez no poseer nada, de manejar los hilos de aquella comunidad de títeres que hacían lo que quisiera, mis mandatos eran órdenes desde dulces hasta juguetes aún no creados que me fueron aislando en mi morada.
Pero siempre existirá algo que no podemos comprar, y venía envuelto en un vestido color azul, un rostro angelical y unos ojos color aceituna que podían hipnotizar, pero con un problema, sus sentidos estaban bloqueados, su tristeza era justificada, ya que haces con tener ojos, oídos, nariz y piel pero no lo puedes usar, aun así el impedimento es mental, ella logró salir de esa jaula, viviendo en normalidad, odiando a aquel niño que sometía a su aldea, donde nadie se rebelaba por miedo a perder, y tenía el arma más letal de todas el racionamiento, yo sabía de ella por casualidad un día que la vi andar por las calles como si flotara en vez de caminar.   
Un día como cualquiera nos topamos por azar, ella radiante como siempre, yo tan imponente como solía ser, todos me saludaron como si un dios en plena aparición se fuese dedicado a realizar milagros, ella me ignoro, y ni siquiera me mantuvo la mirada, tal gesto me descontrolo, me sentí el hombre más ignorado del planeta allí comprendí que pude haber hecho de mi mundo el mejor sitio para estar, pero no siempre lo que es bueno para mi, lo será para el colectivo, aquí nace otro melancólico que pasó de leer versos rosas a emborracharse con Bukowski convirtiendo en gris el mundo que algún día lo creo con matices, lo triste, es que la respuesta estaba en mis manos simplemente con acercarse a ella pude haber comprendido todo, pero bueno el orgullo puede mas que la razón, y de eso ella sabía demasiado.

Deja tu comentario