eduacer

Ver perfil y obra

Ilusión óptica

eduacer

51

1

Orense, 1879, en algún lugar de las afueras…

Anselmo no podía creer lo que sus ojos veían, un hombre corpulento con un enorme mazo en las manos no paraba de asestar golpes a un individuo que permanecía totalmente quieto, estático. Era una noche cerrada y con una ligera niebla. Se acercó temeroso hasta situarse a pocos metros del hombre estático, el individuo del mazo se escabulló entre las sombras y el supuesto agredido levantó la mano para saludar al recién llegado.

Anselmo sonrió comprendiendo, había sido víctima de una ilusión óptica; el otro hombre estaría clavando algo varios metros más allá, pero el árbol que había justo tras el banco del que saludaba le había confundido, además el hombre sentado que le sonreía estaba perfectamente, habría salido a pasear y se había detenido a descansar un poco.

Anselmo dio un paso hacia él para entablar conversación, pero entonces…

Sus ojos salieron disparados de las órbitas, un siniestro ruido pareció fundirse dentro de él, su propio cráneo esparcía astillas óseas por todas partes, sentía su cabeza mucho más pequeña, encogida, sus confusos últimos pensamientos dibujaron en su aplastada mente la palabra “trampa”…

Deja tu comentario